Festival de Ópera de Munich 2014

Munich Opera House

Munich Opera House

 

Comentario de Isabel del Rio

 

En las ciudades de Munich, Bayreuth y Salzburgo se celebran los festivales de música clásica más importantes de Europa.  Este año, las salas de conciertos y opera de Munich ofrecen a los melómanos una formidable variedad representaciones y producciones en todo su esplendor: el Prinzregententheater, al estilo de Bayreuth, la Sala de la Ópera, con sus decorados menos solemnes pero de magnífica acústica, y el encantador Teatro Cuvilliés, una reproducción de estilo rococó para los conciertos de mayor intimidad.  El espíritu del Festivalspiel aspira a que la música sea accesible a todos los públicos, encomiable cometido que cabe compararse a los célebres Proms que tienen lugar durante el verano en la sala del Royal Albert Hall en Londres.  En definitiva, el Festivalspiel aplica su política de accesibilidad tanto a los teatros como a los precios de los billetes.

 

Este año el Festival de Ópera de Munich o Münchner Opernfestspiele ha ofrecido al público una extraordinaria variedad de obras.  Desde estrenos magníficos e innovadores, hasta las producciones de siempre, como si no envejecieran nunca, del repertorio de la Ópera Estatal de Baviera o Bayerische Staatsoper, además de recitales de gran calidad.  Entre los estrenos de nuevas producciones caba mencionar los siguientes:  Guillaume Tell de Rossini, L’Orfeo de Monteverdi y La forza del destino de Verdi.  Y en cuanto a la reposición de producciones conocidas, destacaron dos de las mejores óperas del compositor Richard Strauss, al cumplirse este año el 150 aniversario de su nacimiento:  Ariadne auf Naxos, en una sobria producción en blanco y negro, y Die Rosenkavalier, con la mezzo-soprano británica Alice Coote, que interpretó con gran brillantez un rol casi irrealizable.  Hubo de todo, naturalmente.  En la producción de Le nozze di Figaro , minimalista pero tediosa y con un tempo casi desfallecido, asistimos a una decepcionante y poco convincente interpretación a cargo del célebre barítono uruguayo, Erwin Schrott.

 

Los conciertos y recitales fueron igualmente variados y apasionantes.  Desde la interpretación de composiciones de música contemporánea, especialmente del norteamericano John Adams, a la extraordinaria colección de canciones del Winterreise, de Schubert, cantadas por el barítono alemán Michael Volle, y un recital de canciones de Strauss a cargo del barítono norteamericano, Thomas Hampson.

 

En su conjunto, el Festival se compuso de una serie de esplendorosos eventos, y la ciudad, magnífica urbe imperial de museos de excepcional calidad y bellas iglesias y catedral, brilló aún más bajo los cielos de julio, a veces radiantes pero también opératicos con tormentas ocasionales.

 

IMG_2406 

Cuvilliés Theatre

Cuvilliés Theatre

 

Advertisements